Vida y hogar

El monedero \ ¿Me convienen las tandas?

Veamos lo que está padre y lo que no de ese sistema de ahorro de la fábrica, el taller y la oficina.

Por José Rivero

- 20/05/2021 04:49
null

Por: Roberto Morán / @elrobertdinero

Llegó la quincena y es momento de juntarse –aunque sea por videollamada– con los compañeros del trabajo. Hoy le toca a Cuquis recibir la tanda y todos tienen que poner su parte. La tanda tiene lo suyo, porque te obliga a ahorrar y te permite recibir un dinero que puedes destinar a algo importante. Pero también tiene algunas desventajas. Aquí te va lo bueno y lo feo...

LO QUE ESTÁ PADRE

Te comprometes a ahorrar.

Si cumples, todos están contentos. Si no, te van a ver feo. Tienes la presión de tus amigos y tus compañeros del trabajo para apartar el dinero y cumplir. Si no cumples, rompes la cadena y haces que alguien no reciba todo el dinero esperado. Está bien que te presiones, porque de otra manera, estarías dejando que el dinero que tanto trabajo te costó se te desaparezca.

Puedes disponer de una cantidad importante de dinero de una sola vez.

Qué bien cuando te toca recibir el dinero, así lo tienes todo junto y ya puedes comprar algo grande. En lugar de estar gastando en cositas, puedes, a lo mejor, comprar una máquina que necesitas para producir gelatinas, chocolates o camisas. 

El ahorro se vuelve automático.

No tienes que estar pensando cada quincena cuánto será bueno ahorrar, porque ya estás comprometido a guardar cierta cantidad. • No puedes disponer antes. Nada de que vas con tus compañeros de la tanda a decirles que te dejen recibir el dinero antes. No, ya sabes cuándo te toca y así te libras de tentaciones, como de sacar tus ahorros porque se te atravesó una ofertota para comprar la guitarra eléctrica que siempre habías querido y que ni sabes tocar.

LO QUE NO ESTÁ TAN PADRE

No te da rendimientos.

Lo único que haces es que guardas el dinero y recibes exactamente lo mismo que pusiste; ni un pesito de más te dan. En las más elementales cuentas de ahorro te dan rendimientos. Aunque puedes conseguir un poco más si metes tu dinero a un pagaré en un banco o si aprovechas el ahorro voluntario de la afore.

Te tienen con el Jesús en la boca porque dependes de otros.

¿Y qué tal que Cuquita no pague su parte? ¿O que doña Chole, que lleva las cuentas, se desaparezca?

No estás bien protegido.

Cuando te toca recibir la tanda ahí vas tú bien confiado con los millones de dólares por la calle. En cambio, si tuvieras tu dinero en el banco, lo puedes sacar poco a poco o usarlo con una tarjeta.

No puedes adelantar.

Esto era una ventaja, pero también puede ser una desventaja porque puedes tener una emergencia de verdad, y en la tanda tendrías que esperar a que te tocara tu dinero.

La autora del famoso libro Pequeño cerdo capitalista, Sofía Macías, tiene una fórmula que debes conocer: ella dice que en cuanto recibes tu dinero, tienes que aplicar aquello de “Quítenmelo que me lo gasto”. Tú hazle caso.

En cuanto te llega tu ingreso de la semana, la quincena o el mes, esconde una parte y dedícala al ahorro. Y estamos seguros de que puedes encontrar mejores formas de guardarlo que las simples tandas.
 

En esta nota

  • MONEDERO

Recibe todas las noticias en tu e-mail

En TVyNovelas encontrarás toda la información del espectáculo.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Vida y hogar