A Carlos Cámara su apariencia lo limita