Famosos

Susana Zabaleta reflexiona: "El aplauso me hace un ser superior"

Convencida de hacer teatro por placer, Susana Zabaleta desnuda ahí lo que ocurre con su actual vida familiar

Por Víctor Hugo Sánchez

- 20/05/2022 12:53
null

Ha escuchado a Bad Bunny, pero dice: “¡No, qué horrible!”. Y es que con dos hijos, una de 22 y uno de 16, Susana Zabaleta no puede abstraerse de escuchar nueva música. “Maluma, sí, de repente tiene cosas lindas, pero todo lo demás es muy explícito, muy no sé… Venía al teatro y mi hijo escuchaba algo de La tóxica, no, no, no…”, comenta la actriz y cantante en su camerino del Teatro Libanés, donde cada 15 días se presenta con la obra Dos locas de remate, al lado de Gabriela de la Garza, una comedia de humor muy negro y una joya de dramaturgia.

“La propuesta llegó en un lugar muy raro: un restaurante de carnes. Me la ofrecieron y dije: ‘No, ahora no quiero hacer teatro’. Morris (Gilbert, productor) me la platicó, la leí y dije: ‘Ahora mismo tengo problemas con mi hermana, creo que no está padre hacer esto’. ‘Hazlo catártico; en lugar de que vayas al psicólogo’, me insistió y le hice caso”. Y es que Dos locas de remate cuenta la historia de dos hermanas, diametralmente opuestas en carácter y hábitos, que chocan de manera brutal cuando se reencuentran tras muchos años de ausencia.

Vine al estreno y salí, no llorando, berreando. Algo me detonó muy cañón... Es que siempre tenemos tantas cosas guardadas con la familia y no las decimos y no lo dejamos ser. Como que con la familia se tiene demasiada confianza, a veces, y esta da asco, a veces; dices: ‘A ver, soy tu hermano, pero tampoco te pases’. Y luego de repente te pueden decir cosas muy hirientes, y no te dicen cuando estás bien, sino cuando estás mal. Este rollo de crisis que dices: ‘¡Oye, dame una aplaudidita, ¿no?”. Acaban de hacerle una entrevista a mi mamá y le preguntaron: ‘¿Qué no le ha dicho nunca a su hija?’. Y ella respondió: ‘Nunca le he dicho cuánto la admiro; nunca le he dicho que está bien’. ¡Wow, a sus 84 años nunca me lo ha dicho! ¡Pues lloré como una loca porque es real!

¿Te habías dado cuenta? ¿Estabas consciente de ello? ¡Claro que me había dado cuenta! O sea, a todo mundo le dice: ‘Mi hija es increíble, es maravillosa pero con este afán de que no se la vaya a creer, no me lo dice a mí. Yo soy al revés. Yo sí, cuando veo que mis hijos hacen algo, les digo: “Estás increíble”, cuando veo que hay un gran logro yo sí les aplaudo. A mí sí me gusta.

Decía Enrique Rocha que el teatro es esclavizante: ciertos días a la semana, horarios inamovibles y luego, desnudarse ante el público, en sentido figurado, exponerse... Sí, sí lo es. Dos funciones de lo mismo por dos días... ¡Ufff! Es horrible, pero también es increíble… Es como el cabaret, por ejemplo; yo doy conciertos y me fascina, pero la gente está lejos; das conciertos y entonces a veces hay tres, cuatro o cinco mil personas y están lejos. Pero cuando haces cabaret, la gente sabe. O sea, la gente que va al cabaret sabe de música, ha ido a conciertos de jazz, ha ido a conciertos a todo el mundo, entonces sabe cuándo te equivocas, cuando lo haces bien... sabe perfecto. Con esas personas es con las que me gusta. Aquí en el teatro saben cuándo actúas bien, cuándo estás entregando el alma, y no, el teatro no es para todo el mundo, es para perfeccionistas, bueno, el buen teatro; las comedias como Tócame las teclas, cualquiera las puede hacer. Es que yo he visto cosas que dices: “¿Cómo es posible?” Y qué bueno que encontraron la fórmula perfecta: cada 15 días, para continuar con sus giras musicales… Y es que, desde hace varias semanas, Susana se presenta con el espectáculo Se me antoja tu vida, donde alterna con Raúl Di Blasio y Francisco Céspedes. “Está muy divertido; Di Blasio es como el papá, yo soy como la mamá, y tenemos un adolescente que hace y dice lo que se le pega su gana... ¡Ay Dios mío, qué miedo! Es nuestro hijo, nos lo traemos en friega: ‘¡Hey, véngase para acá! ¡No agarre ahí! ¡Cuidado!’”.

¡Qué divertido! Superdivertido; nuestro adolescente dice lo que se le pega su gana, cuando se le pega su gana y a quien se le pega su gana. El papá es el que dirige la orquesta, yo soy la que dice: “Aquí ya no, ya córtale”… Los otros dos quisieran aventarse del paracaídas y que yo soltara el teatro. Me preguntan: “¿Cuánto ganas ahí?”. Pero no se trata de lo que gano; el teatro es placer. Es como si tuvieras una comida con la familia, y tengo que venir a la comida con mi familia. Y en eso de retomar tu vida al cien, tras la pandemia... ¡Nunca he retomado mi vida al cien (risas); para un artista es muy difícil hacerlo, porque eres nómada, siempre vas de lugar en lugar. Es difícil asentarte, en el sentido que a veces están tus hijos, a veces no estás tú, a veces está tu pareja, a veces no estás tú.... De repente veo a mi familia y digo: “Vamos a ver a mis hermanos, y me da un poco de nostalgia.

¿De repente quisieras tener una vida más normal? De repente me dan tristeza esos domingos de carne asada: todos riéndose y contando las anécdotas y abrazándose o, a lo mejor, enojándose. Y sí, sí me da un poco de tristeza, pero luego salgo al escenario y digo: “¡Ay, qué pena! Qué pena su vida aburrida!”.

Al final, el aplauso sí es el alimento de ustedes, los artistas… Totalmente. Si tú me preguntas a qué se compara, te podría decir que a una buena comida, pero no es cierto. Te podría decir que a una buena borrachera; tampoco es cierto. Es tan increíble un aplauso; es algo que de repente se vuelve algo que necesitas. Y eso da mucho miedo. Es manejar las emociones de la otra persona, es meterte adentro de sus emociones, y eso te hace un poco superior, te hace un ser superior. Susana Zabaleta, quien actualmente alterna sus funciones en teatro, su gira musical y la filmación de una serie, comentó que en su carrera no le falta nada por hacer, aunque quisiera cantar más acompañada de una orquesta. “Ahora voy el 11 de junio a Ensenada a cantar con Andrea Bocelli, ¡y lo disfruto tanto! En México es muy caro hacer eso, ¡pero es tan maravilloso! Es como si me dijeras que vas a salir con tu mujer ideal…

¿La cita perfecta? Sí, es la cita perfecta: el hombre perfecto que me va a invitar a salir y será un caballero. Y va. ¡Ah, eso es un orgasmo!

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

En TVyNovelas encontrarás toda la información del espectáculo.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Famosos