Famosos

Prima de Bárbara Mori comenzó con 50 pesos y ya tiene premios internacionales

Miranda Rinaldi arma su carrera por méritos propios.

Por Víctor Hugo Sánchez

- 10/09/2021 02:59
Miranda Rinaldi

Miranda Rinaldi

A Miranda Rinaldi nadie le ha regalado nada. Nada. Ni tiempo ni oportunidades, todas se las ha ganado a pulso, con base en su trabajo, en su preparación. Y es que, siendo muy joven, llegó a la Ciudad de México con 50 pesos en la bolsa y una maleta llena de sueños. Ha sido autora de sus propias obras; ha sido, incluso, escenógrafa, vestuarista, maquillista y peinadora; ha dirigido sus propios proyectos y, bueno, incluso ya dirigió su primer cortometraje (Copilli) que, dice humildemente, “ya ha ganado algunos premiecillos internacionales”.

Hoy, a muchos años de distancia de la jovencita de 12 años que escribió su primera obra de teatro, no se cansa de buscar abrirse puertas en este complicado mundo de la actuación.

“CRECÍ CON CREATIVIDAD QUE APLIQUÉ A TODO” Mexicana de padre uruguayo y madre mexicana, a los 16 años enfrentó la muerte del primero, la ayuda a su abuela, vivir en Canadá porque era novia de un director de cine y ella había aplicado para una beca en aquel país. Sin embargo, las circunstancias económicas de su hogar no le permitieron quedarse en el país del norte, pero le abrieron la puerta de una beca al cien por ciento en la Universidad de las Américas, en su natal Puebla.

“Recuerdo que de niña, si había que hacer un examen para la materia de Español, yo escribía una obra de teatro; si había que hacer examen para la materia de Historia, yo hacía un documental. Crecí con esa creatividad que apliqué a todo. Porque a mis 21, cuando gané una beca para producir teatro con cien mil pesos, hice maravillas, pero pensé que en Puebla no iba a suceder nada con mi carrera, así que un día me animé a venirme a la CDMX, con 50 pesos en la bolsa, y a vivir de arrimada, primero, y luego con unos compañeros actores con los que producíamos teatro en casa; montábamos una obra y a los espectadores les vendíamos el chupe y papitas o palomitas.

"Así, una buena noche sacábamos hasta tres mil pesitos que repartíamos y reinvertíamos en vino y en producción. Fue una época muy bohemia, porque yo me rehusaba a entrar a los medios audiovisuales; lo mío era estar en la Muestra Nacional de Teatro”. Y es que, explica, su padre le fomentó en su infancia y adolescencia el amor por las bellas artes, inscribiéndola al ballet, regalándole un compendio con las obras de William Shakespeare.

Ahora, y desde hace tiempo, más abierta a otras manifestaciones, ha sido protagonista de cine con The Forresbank Secret (en Amazon USA) y Lui, una vida improvisada, y en series como Narcos México, La Guzmán, Paquita la del Barrio, La rosa de Guadalupe, Como dice el dicho, Esta historia me suena, Lo que callamos las mujeres, y fue protagonista de una serie en Canal Once: El show del doctor Gecko.

“Ya entendí que no todo es teatro, aunque es lo que más me gusta, porque es otro lenguaje; no es realista, utilizamos muchas convenciones y muchos juegos creativos por la posibilidad de crear otros universos, o sea, cómo esto puede ser un barco y te puede empezar a contar la historia a partir de eso. Entonces, desintegrar el lenguaje y volverlo con otros signos y resignificarlo es lo que amo del teatro”.

Miranda, como muchas actrices, también ha sufrido acoso: “Un productor me dijo algo que nunca olvidaré y que, de hecho, he usado esa frase en algunos de mis textos: ‘Ayúdame a ayudarte; sí tengo personaje para una novela, pero… pues ayúdame a ayudarte; estás muy chamaca’. Y no, pues nunca. He preferido demostrar de lo que soy capaz, de la educación y preparación que tengo”.

“ME SIGO ENTRENANDO COMO BAILARINA” Prima de Bárbara Mori y de Paola Durante, Miranda nunca se ha acercado a pedirles ayuda. Dice que, aunque son la única familia que le queda por parte de su padre, nunca fue tan cercana a ellas, y que cuando recién llegó a la CDMX, “me invitaban a comer a restaurantes caros que yo no podía pagar en ese momento y me daba pena decirles; luego, cuando murió mi tía, no tenía ni un peso para el boleto del Metro y poder acompañarlas. Quizás eso fue enfriando nuestra relación. Sin embargo, hace poco le hablé a Bárbara y le dije: ‘Prima, sé que vas a dirigir una película; no me olvides’, y me dijo: ‘Sí, prima. Claro’”.

Si tuvieras oportunidad de regresar a ese momento en el que decidiste ser actriz, ¿qué le dirías a Miranda Rinaldi? Que se levante de su cama, que salga de su casa y busque las oportunidades; que pida, que toque puertas, que las cosas no llegan solas.

¿Cómo cierras el año? Filmé varias películas independientes, y me han dado la oportunidad de coreografiar La rosa de Guadalupe, porque también estudié danza y me sigo entrenando como bailarina. Y quiero aprovechar para agradecer infinitamente al maestro Miguel Ángel Herros por esta oportunidad maravillosa, y sigo formada, esperando que me den el personaje que detone, que me catapulte; tengo la preparación para hacerlo, así que sigo formada en la fila”.

¡SUSCRÍBETE A TVYNOVELAS!

En esta nota

  • Miranda Rinaldi
  • Bárbara Mori
  • tvynovelas
  • Famosos

Recibe todas las noticias en tu e-mail

En TVyNovelas encontrarás toda la información del espectáculo.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Famosos