Famosos

Mauricio Henao, el galán de La herencia, ve a su novia cada 15 días

Nos habla de cómo ha mantenido una relación a distancia, pues ella vive en Miami

Por Otto Rojas

- 23/06/2022 01:00
null

La confianza, fidelidad y, sobre todo, el amor han jugado un papel muy importante en la relación que mantiene Mauricio Henao con su novia, Daniella Catinchi, pues desde que él trabaja en México han tenido que batallar con la distancia. Al actor colombiano ya lo habíamos visto en Médicos, telenovela que hiciera hace más de dos años José Alberto Castro, pero ha sido La herencia su despunte en la pantalla mexicana, ya que venía de trabajar para otras empresas como Telemundo, donde ha desarrollado gran parte de su carrera.

Ahora, gozando del cariño y la aceptación del público, el galán de la hacienda Santa Catalina nos cuenta cómo ha vencido los obstáculos del camino y qué le ayuda a mantener viva la llama de la pasión con su amada.

Poco a poco has ganado terreno en México, pero, ¿cuánto te ha costado llegar a este punto de tu carrera? Este es mi segundo proyecto en Televisa, pero tengo una carrera de 12 años en la que he sido como un saltamontes, y eso como actor lo agradezco mucho porque he podido aprender de cada quien, de diferentes producciones, de técnicas y distintas maneras de trabajo. Todo eso lo aplico a donde quiera que vaya.

¿Cómo haces para manejar emocionalmente los cambios de residencia? Es difícil, porque yo vivo en Miami. Ahí tengo mi casa, pero me voy moviendo. Los últimos ocho años he estado trabajando mucho en México, estoy por temporadas de varios meses, y cuando vengo procuro que mi familia me visite. Hace poco estuvieron mi mamá y mis hermanos; veo a mi novia cada 15 días, y trato de hacer eso para no sentirme tan solo y para tener el cariño de los míos. Pero al principio eso no sucedía, yo viajaba y nadie me visitaba; ahora les digo que vengan a visitarme.

¿Es complicado mantener una relación a distancia? Siempre es complicado, por eso procuro que mi novia me visite muy seguido; hago que no se pase de los 20 días, pero ella también tiene su trabajo y a veces se le complica. Gracias a la tecnología estamos más cerca, con las videollamadas mantenemos vivo el amor.

¿Cómo te has sentido con la oportunidad que te brindan Juan Osorio y Roy Rojas en La herencia? Estoy feliz con los resultados, con lo que la gente nos escribe en redes, todos estamos contentos. Y con esta oportunidad estoy muy emocionado todavía, fueron más de cinco meses grabando y fue un personaje muy retador. Te puedo decir que he podido interpretar muchos tipos de personajes en los últimos 12 años de carrera, y este, Mateo, tiene un problema con el alcohol, entonces la audiencia ha visto cómo este hombre llega a lugares muy oscuros por culpa de esta enfermedad. Es que esto realmente es una enfermedad, y mucha gente piensa que tomarse unos tragos para desahogarse está bien, y no es así, esto es como una droga.

Entonces, ¿estás llevando un mensaje a la audiencia? ¡Totalmente! Ya han visto a un Mateo del Monte destrozado, sufriendo muchísimo por traumas del pasado. Es que él es adoptado, como los cinco hermanos, pero tiene una familia que lo abandonó y que le trajo muchos problemas. Eso pienso que lo vive la gente en la vida real: en la cabeza los problemas van desatándose con el tiempo, y eso es lo que sucede con él. Además, siente un gran amor por la mujer de su hermano, y esta situación lo lleva al límite de sus emociones.

¿Has tenido cerca un caso de alcoholismo? No he estado cerca de alguien así. En mi familia no conozco a alguno que haya llegado a ese extremo, pero sí conozco gente que toma y se sabe detener. Lo que he aprendido con Mateo es que una persona que tiene esta enfermedad no puede parar, a ellos les puedes poner las botellas que quieras y se las van a tomar.

¿Tú sí sabes controlar los traguitos que te echas en reuniones sociales? Yo no tomo mucho, o sea, a mí me sirven un trago y el hielo se derrite. Más bien, mis amigos me dicen que tome, pero yo me doy mi tiempo. No te niego que sí me gusta salir y tomarme mis tragos, aunque me sé controlar, porque siento que me tomo una copa y ya doy vueltitas.

Entre tantos galanes, ¿no hay espacio para los celos? No, porque la relación ha sido increíble, de los cuatro hermanos ya conocía a Daniel Elbittar porque también vive en Miami, pero sí sentía cierta desconfianza porque no sabía con quién más iba a trabajar. Se sentía extraño, pero ya después de la primera lectura nos conectamos porque todos teníamos la misma energía y las mismas ganas. Ahora somos como hermanos de la vida real, hasta tenemos un chat sólo los cinco y ahí nos comunicamos de nuestras cosas en privado.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

En TVyNovelas encontrarás toda la información del espectáculo.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Famosos