Angustiada, Adamari López revela lo que sufre Puerto Rico

La conductora de Un Nuevo Día afirma que su hija le da la fuerza que necesita en estos momentos

09 de Octubre del 2017. Por TVyNovelas.com US / Mezcal TV

Adamari López asegura que no dejará de ayudar a su isla, Puerto Rico, y al recibir la llave de la ciudad de Miami, Florida, recalcó que tan solo es un empujón “para seguir trabajando por nuestra comunidad".

"Creo que hasta que no veamos todos que Puerto Rico ya se puede valer por sí mismo, no dejaremos de brindar apoyo", dice.

La puertorriqueña ya planea volver a viajar el próximo miércoles para recoger a niños que lo necesiten del Hospital San Jorge de San Juan y transmitir a todos las necesidades de su gente.

"No se está contando que hay brotes de conjuntivitis, sarna,  salmonelosis. No se está difundiendo que hay pueblos en la isla a los que no se ha podido llevar ayuda, porque hay caminos que están cortados y la guardia nacional no ha logrado entrar para repartir agua y comida. No se está contando que a lo mejor vamos a tardar mucho más tiempo de lo que pensamos para recuperar la energía eléctrica", añade.



Por otro lado, la presentadora de Un Nuevo Día confiesa que ha tratado de mantener al margen de todo esto a su hija Alaïa. "Al principio, cuando llegó el huracán para nosotros, se lo tratamos de explicar como que había mucho viento, mucha lluvia. A ella le encanta Peppa Pig y brinca en los charcos de barro, entonces de alguna manera le decíamos que aparecerían muchos de éstos para que  pudiera jugar, y no preocuparla", cuenta.

 "Así que ella, dentro de todo, cuando lo del huracán oía viento, veía la lluvia yestaba emocionada, porque después de eso iban a quedar muchos charcos de barro, aunque nosotros tratamos de que no vea la televisión cuando hay estas catástrofes para que no absorba esa energía", agrega.

Eso sí, ante todos los desastres que han ocurrido, el tener una hija le ha dado la fuerza necesaria para enfrentar todo y seguir adelante. "Para mí, la parte del abrazo y del contacto con mi pequeña es esencial. Es como si fuera una inyección de vida", explica.

"Yo duermo todavía con Alaïa, entonces poder estar con ella, abrazarla, hacerlesentir que está segura, aunque no sepa que la mamá se encuentra preocupada, es bien importante para mí", concluye.