Marysol Sosa, hija de José José, embarazada nos dice: No sé dónde está mi padre

Marysol Sosa, hija de José José, embarazada nos dice: No sé dónde está mi padre

La catastrófica predicción sobre José José

Agencia México

La hija de José José, Marysol Sosa, nos reveló que no sabe dónde está su papá, aunque él sí sabe que está embarazada

15 de Mayo del 2018. Por Alonso Collantes

Marysol Solsa nos concedió una entrevista exclusiva en donde dijo que lamentablemente no sabe en dónde está su papá, ni tampoco si sea cierto que su hermana le tendría prohibida la entrada a la clínica donde se encuentra, pero deja en claro que están en constante comunicación y que obviamente don José José ya sabe que está embarazada. 

¿Es cierto que tu padre está nuevamente internado en un hospital? 

Pues, así parece… 

Se dice que Sarita, tu hermana, estaría restringiendo las visitas a José José y autoriza quien puede ver a tu padre con una lista, ¿es así?

No tengo idea de eso personalmente porque ni siquiera he llegado a la clínica, no sé si esa lista exista o no. 

Marysol, ¿crees que si vas al hospital a ver a José José, te dejarían entrar? 

No sé ni siquiera cuál es la dirección de dónde él está. Al día de hoy mi propio papá no me ha dicho ni la dirección, ni la clínica en la que está y obviamente mi hermana no me lo va decir tampoco. Por otro lado, ni yo me he dado a la tarea de investigar. No sé dónde está mi padre… no sé si esa lista (de la que hablan) exista. Se me haría muy gacho si existiera, por otro lado creo que ya tendrán tiempo de explicarnos a mi hermano y a mí qué es lo que está sucediendo. 

¿Por qué tanto hermetismo? 

No sé. La vida de mi hermana en cierta forma ha sido compleja, la nuestra igual, pero desconozco el por qué de su actitud. Te digo que ahora estando embarazada tengo otras prioridades. Me queda claro que mi padre al día de hoy está cuerdo y sano y creo que aún podría seguir tomando decisiones para su propia vida. 

¿Cómo te enteras que estás embarazada? 

Gracias a Dios en febrero estaba compartiendo en una iglesia cristiana en Georgia, Atlanta, y precisamente me puse a hacer mis cuentas de mujer y caí en cuenta que en enero ya no me había bajado mi período y dije: oh, a ver vamos a checar eso. Regresé del viaje, agendamos cita con el ginecólogo y así fue. Literalmente ese mero día que fuimos al ginecólogo, nos dijo: “felicidades, pues ya está el cigoto” y nos pusimos muy felices mi esposo y yo. 

¿Cómo le informaron la buena noticia a la familia? 

Nos esperamos como tradicionalmente se hace, los tres meses, para que sepamos que todo va bien y pegó perfecto. Luego cumplido eso le empezamos a informar a nuestras familias, tanto a mis suegros como con mi mamá, les tocó recibir una carta en donde decía: ‘ya vengo abuelita a tus brazos’, con mi madre fue en el desayuno y con mis suegros en cena. Pero esa fue la forma como les informamos, obviamente se alegraron mucho al recibir la noticia. De ahí les informamos mi hermano, a mi cuñado, mi cuñada, fue muy bonito. Y a mi padre le informamos por teléfono. 

¿Era algo que ya andaban buscando o cómo se dio el embarazo? 

La verdad que ya teníamos planes para este año, en el nombre de Jesús, embarazarnos. Ya era nuestro plan para el 2018 y queríamos hacer familia. Nos tomó un poco por sorpresa porque no pensábamos embarazarnos tan rápido, sin embargo contamos con esa bendición y así fue. 

¿Tuviste que hacer algún tipo de tratamiento para embarazaste? 

Fíjate que no. Gracias a Dios nunca he requerido tratamiento ni nada de eso, la verdad. Todo ha sido de manera muy natural, dentro de una sanidad física buena, tanto mía como de mi esposo, y ahora sí que hicimos la tarea y quedó todo (risas). 

Estuvieron en Miami, ¿a qué se debió el viaje? 

Un canal de televisión nos hizo una invitación y fui a compartir esta noticia con toda la gente de habla hispana de por allá. 

Y será una hermosa niña… 

¡Sí! 

¿Qué nombre le pondrán? 

Estábamos entre Victoria y Helena, y hasta el día de hoy va ganando Helena. Entre las estadísticas de la familia y nosotros va ganando ese nombre. 

¿Y por qué decidieron ese nombre? 

Es una nombre que de antemano nos gusta mucho a los dos, en mi propia familia por parte de mi madre ha corrido en varias generaciones. Mi abuela por parte de mi mamá se llamaba Helena, que fue la mejor abuelita que tuve, mi madre se llama Helena, yo dentro de los nombres que me pusieron también me llamo Helena y a mi hija por lo mismo también le pondré igual, es un gran nombre. Así nos gusta y así lo decidimos. 

¿Cuánto tiempo tienes? 

Estamos llegando al quinto, tengo cuatro meses y medio. 

¿Cuál fue la reacción de José José? 

Está encantado y le dio mucho gusto cuando le di la noticia por teléfono. 

¿Lo pudiste ver durante tu paso por Miami? 

La verdad que no lo pudimos ver. Me dijo que tenía cosas que hacer y que no le era posible, a lo cual yo respeto lo que dice mi señor padre. Nos fue imposible verlo, pero sí estuvimos en comunicación como lo hemos estado desde hace unos meses para acá y pues, hasta ahí te puedo decir. 

¿Desde cuándo no lo ves? 

No lo veo desde febrero, de hecho, desde que se fue de México para Miami. 

¿Por qué crees que no los quiso ver? 

Me hubiera encantado verlo, pero si el señor no pudo, ni modo. 

¿No te has comunicado con tu hermana? 

De mi hermana no he vuelto a recibir ni una llamada desde que pasó lo que pasó en febrero. Por mi parte tampoco la he buscado porque nosotras habíamos quedado en eso… 

O sea, ¿están enemistadas? 

Cuando ella se llevó a mi papá de México quedamos en que: “pues, órale, te lo llevas y te haces cargo tú y nos mantienes al tanto”, pero no nos ha tenido precisamente al tanto de nada. 

Por otro, lado, me ha dado gusto que haya podido hablar con mi papá. 

Sí lo he escuchado mejor, no estoy perfectamente segura de cuántos kilos ha subido o cómo va su masa muscular porque no estoy con él y no lo he subido a la báscula. Espero que lo que la niña ha dicho sea cierto y sí haya subido de peso. Como hermana mayor de la muchacha espero que me de una llamada y que me mantenga al tanto. 

Pero, ¿qué fue lo que te dijo tu padre cuándo le hablaste? 

No hablamos mucho, me dijo que estaba bien y que no me podía ver porque se tenía que hacer unos análisis y su día estaba ocupado. Le dije que estaba bien, que Dios lo bendiga y listo. 

¿Sientes que te no te quiso ver? 

La verdad que no sé. Lo único que me queda es confiar en lo que el señor me dice. No sé si existan otras razones pero a mí no me las ha dicho. Solo me dijo: “no me puedes ver hoy porque estoy ocupado y tengo estudios”. 

¿Por qué la familia está tan distanciada? 

No sé que onda, ni sé porque pasaron las cosas así tan abruptamente. En el momento que todavía estaba presente con mi papá en México, me dijo: “ya me voy” y yo le dije: “perfecto, pero te vas bajo tu propio riesgo”. Esa fue decisión de mi papá también. 

Y cuando hablaste con tu padre, ¿Sarita te felicitó por tu embarazo? 

No, no me ha hablado. Ella es la que no me quiere hablar. 

¿Tú no tienes problemas en hablar con ella? 

Para nada. Ella sabe bien en dónde vivo, tiene mi teléfono, mi email, todo. Espero que en algún momento dado ella recapacite y diga: “ok, la embarré un poco”, nos llame y nos pida unas disculpas y nos pueda mantener más al tanto de las cosas. 

¿Cómo se mantienen económicamente tu padre y tu hermana, ella está trabajando? 

No lo sé. Me imagino que algún tipo de entrada económica tendrá. 

¿Cómo está tu padre de salud? 

Hasta donde sé se siente bien, lo he escuchado bien. Lo escuché bien de voz, estás comiendo bien, está haciendo sus terapias diarias y hasta ahí sé, porque hasta ahí me da el señor respuesta. Espero que lo que me dice sea verdad. 

¿Es cierto que Sarita tiene ya todo vendido por si le pasa algo a tu padre? 

No sé. No estoy al tanto de los negocios que hace. Nunca he sido la hija que se metió con los negocios de mi papá, con las regalías, ni nada al respecto. No sé si ese sea su plan, no lo sé. 

¿Sarita está al mando de todo lo económico de tu padre? 

No tengo la menor idea de los pagos, ni de la serie de mi papá ni nada. Lo único que te puedo decir es que las cosas no andan por buen camino en la familia.

Relacionadas