Terminas dándote cuenta de que no eres dueño de nadie: Geraldine Bazán

Terminas dándote cuenta de que no eres dueño de nadie: Geraldine Bazán

Terminas dándote cuenta de que no eres dueño de nadie: Geraldine Bazán

Clasos.com.mx

Platicamos en exclusiva con Geraldine Bazán sobre la separación de Gabriel Soto

14 de Diciembre del 2017. Por Gabriela de los Santos

Nuestra revista hermana TVyNovelas México, platicó en exclusiva con Geraldine Bazán sobre lo que enfrenta en su vida, luego de decidir separarse de Gabriel Soto.

¿En qué momento de tu vida decides separarte?

Cuando te levantas y ya no eres feliz. Conectas con tu conciencia y te das cuenta de que estás en una situación que, en lugar de darte, te está quitando energía, te angustia, empieza a mermar tu seguridad, y es ahí cuando decides que es importante que tus hijos vean a una mujer fuerte y valiente. Al final estamos en otra generación, donde no necesitas quedarte en una relación porque así tiene que ser.

¿Por qué crees que pasó esto?

Simplemente el ciclo con esa persona con la que compartías tu vida terminó. En la vida todos los días suceden cosas, y los seres humanos estamos en constante cambio. La vida no se acaba cuando hay una separación; al contrario, sólo es una transición, otra oportunidad de escribir un nuevo libro, retomar tu vida, encausarla de otra manera.

¿Qué ha sido lo más difícil de todo esto?

Cuando me toca separarme de mis hijas. Es sólo un día, pero es duro y difícil porque me encantaría estar con ellas. Claro, hay momentos en que quiero dos horas para mí, pero sabes que es porque tú quieres. Pero cuando necesitas separarte de ellas porque así tiene que ser, las extrañas más. Todavía es complicado, más al principio de una separación, y también porque me gustaría que ellos (Gabriel y sus hijas) pudieran convivir más tiempo.

¿Cómo hablaron con ellas?

Con amor y con la verdad; creo que hay que hablarles como una niña de ocho años y una de tres. En esta cuestión, lo más importante es la responsabilidad emocional. En mi caso, mis hijas tienen amor por todos lados, y al final eso es lo que quiero procurar; lo más importante para mí es que se sientan amadas, cuidadas y seguras.

¿Te ha dado tiempo de reflexionar en estos días?

Yo creo que terminas dándote cuenta de que no eres dueño de nadie. Nuestra relación funcionaba perfectamente sin necesidad de casarme; al final, firmar un papel es lo de menos, un matrimonio se da desde el momento en el que decides estar con una persona y tomar este compromiso de amor.