Gabriela Zas ¡cambió de profesión!

Gabriela Zas ¡cambió de profesión!

Gabriela Zas ¡cambió de profesión!

José Luis Ramos

Gabriela Zas a quien ahora vemos en La piloto 2, dejó la Antropología Social para ser actriz

31 de Agosto del 2018. Por Liliana Lejarazu

Actriz, guapa y con una maestría en Antropología Social, esa es la colombiana Gabriela Zas, quien desde hace cuatro años llegó a México por una decisión amorosa, y aunque su relación no cuajó, ella se quedó feliz en el país; su primer trabajo fue en Antes muerta que Lichita, también estuvo en Mujeres de negro, en la serie ¡Ay güey! y ahora la vemos en La piloto 2 como Silvia, quien desea adoptar un niño a toda costa. ¿Pero cómo dio el salto de la Antropología a la actuación? Ella misma nos lo contó, además de sus proyectos por venir.

LO QUE ME APASIONA ES ACTUAR”

Cuéntanos, ¿de dónde vino la inquietud de ser antropóloga?

Cuando iba en la secundaria estaba muy segura de que estudiaría Biología, pero a los 17 años me fui a Londres con la excusa de aprender bien inglés, estaría por unos meses y terminé quedándome un año y medio; trabajé en mil cosas: atendiendo en restaurantes, en un hospital y en un bar, ahorré mucho y tuve la oportunidad de viajar por toda Europa, entonces, cuando regresé a Colombia dije: “sí me gustan mucho los animales y la naturaleza, pero creo que quiero estudiar a los seres humanos, sus procesos sociales y la cultura”, entonces, en la universidad escogí Antropología.

¿Fue la decisión correcta?

Sí, fui muy feliz; si me tocara volver a decidir el camino, lo haría nuevamente, amo mi profesión.

¿Te titulaste?

Sí, también hice una maestría en Antropología Social y me titulé en la Universidad de los Andes, en Bogotá.

¿Qué fue lo que más te gustó de tu carrera?

Me gustaba mucho salir a campo; en Colombia hay muchas comunidades indígenas, pero la verdad, siempre me interesó más la antropología en la ciudad, las distintas expresiones culturales, y ahí se me fue uniendo mi otro gran amor, que es el teatro.

¿De dónde te vino el amor por el teatro?

Muy chica, estaba en el grupo de teatro del colegio; cuando era niña me daba miedo el escenario, lloraba mucho cuando me hacían salir a hacer presentaciones, pero creo que era eso mismo lo que hacía que me gustara, era como vencer el miedo, porque era muy tímida, aunque seguí haciendo obras en la secundaria y también en la universidad. De hecho, mi tesis de la maestría fue sobre teatro, viéndolo como un elemento de desarrollo sociocultural.

¿En qué momento tomas el teatro como tu forma de vida?

Cuando terminé la maestría tomé la decisión de regresar a Londres e hice varios talleres relacionados con actua- ción, ahí dije: “lo que me apasiona es actuar”; para mí, el escenario es mi lugar más feliz, pero soy muy nerd y nunca he dejado de lado la Antropología, y de repente diseño proyectos y metodologías para implementar proyectos.

¿Qué tipo de proyectos?

Por ejemplo, hace un par de años diseñé uno para trabajar con grupos de jóvenes en situación vulnerable en Colombia y llevarlos hacia la cultura a través de talleres de cine.

“SOY MUY CUIDADOSA EN LOS PROYECTOS QUE ESCOJO”

Con los estudios que tienes, seguramente te preocupas por elegir personajes más culturales y menos comerciales...

Justo hicimos una conferencia de prensa porque estrenaré la tercera temporada de la obra La piel de Venus, de un dramaturgo estadounidense muy famoso, David Ives, que tiene que ver con las relaciones de poder, el sadomasoquismo... y estuvo en el circuito cultural; pero justo mi productor, Samuel Sosa, hizo sociedad con Alejandro Gou, y el tema en la conferencia era derribar estas barreras entre el teatro cultural y comercial que nosotros mismos hemos creado y que a veces no tienen ningún sentido, así que sí soy muy cuidadosa en los proyectos que escojo, sobre todo de teatro, pero también me gusta mucho hacer televisión y cine, sin embargo, el teatro es el que llena mi corazón.

¿Cómo llegaste a La piloto 2?

Tengo una larga historia; cuando hicieron la primera temporada me hablaron para el casting, pero estaba en otro proyecto y no pude. Me dio mucho pesar, aunque terminé, me fui a Houston a hacer una película y regresando me hablaron y me preguntaron si había terminado y me
propusieron el personaje, entonces contesté: “¡claro!”.

Platícanos si te tocó hacer escenas de acción...

Hago a Silvia, y justo ella nada tiene que ver con ese mundo de acción, jamás ha visto un arma en su vida, es una mujer que vive en Estados Unidos, que está casada y sueña con tener un hijo, pero por una u otra razón, que no les puedo contar, termina angustiada y sorprendida porque acaba metida en un problemón.

Además de la obra La piel de Venus, ¿qué viene para ti?

Tengo un final de año muy teatrero, porque a partir del 13 de septiembre estaré todos los jueves con La piel de Venus en el Teatro 2 del Centro Cultural, y el 28 de septiembre estreno en el Teatro Xola otra obra, que es de enredos de pareja, se llama La verdad, el director es Benjamín Cann y el productor, Claudio Sodi; en el elenco están Eduardo Santamarina, Mayrín Villanueva y Rodrigo Murray, nos hemos reído muchísimo ensayando y la gente se va a superdivertir.