<![CDATA[Juanga murió con mucho dolor en el corazón ]]> <![CDATA[Juanga murió con mucho dolor en el corazón ]]> tvynovelas_mx_en-exclusiva_18_08_23_jas-devael-juan-gabriel-habla-hijos Todos A dos años de la muerte de Juan Gabriel, platicamos con Jas Devael, a quien se le relacionó sentimentalmente con el Divo de Juárez. El cantante español nos compartió cómo lo recuerda; asegura que lo ha soñado y está agradecido por los bienes que le dejó en vida, entre ellos una residencia en Cancún  que ya vendió y de la que ahora sólo conserva un bonito recuerdo. Además, reveló estar soltero y que su nuevo tema titulado Maldita confusión se lo dedica a “alguien” que participó en la primera edición de Reto 4 elementos, naturaleza extrema.

“NO PIENSO DAR SU NOMBRE; COMO NO FUE ALGO BONITO, NO LO MERECE”

Jas, ¿en qué trabajas?

Estoy presentando mi sencillo Maldita confusión, y la verdad, me llegó como anillo al dedo porque estaba pasando por unos momentos de mucha confusión, cuando juegan contigo y no sabes si odiar o amar. Como dice la letra: “Si yo estaba tranquilo, ¿por qué vuelvo a recordarte?...”.

¿A quién se la dedicas?

Debo confesar que a una persona pública, cuyo nombre no pienso dar porque, como no fue algo bonito, no lo merece. Lo único que puedo decir es que fue alguien que estuvo en la primera edición del Reto 4 elementos y la cosa no cuajó. Sólo diré eso.


Entonces, ¿ya no andas con Alejandro, tu pareja? 
La verdad, se dijeron muchísimas cosas, pero lo cierto es que estoy soltero y entero, lo pueden com- probar. Emocionalmente me siento bien, y aunque este tema me llegó en un momento en el que me partieron el corazón, también me ayudó para cantarlo con todas las ganas y con mucha fuerza. 

“ME HUBIERA GUSTADO VERLO PARA DESPEDIRME”
Se cumplen dos años del fallecimiento de Alberto Aguilera, ¿ha sido difícil para ti? 
Mucho, pero poco a poco he ido aprendiendo a vivir sin su presencia. Cuando estoy en el escenario y empiezo a entonar sus canciones me cuesta trabajo controlar los sentimientos, y la verdad, no lucho para hacerlo, lo dejo fluir. Pero sí es difícil porque fue una persona que me guió, apoyó y estuvo ahí para lo bueno y lo malo. Finalmente fue quien me trajo a este país; el hecho de que me apadrinara Juan Gabriel fue la cosa más hermosa que me pudo pasar, y obvia- mente dejó un vacío muy grande. 

¿Lo has soñado? 
Sí, con cosas muy bonitas, lo que hacíamos siempre, cuando él llegaba a la casa de Cancún o cuando iba a verlo a un concierto... 

Hay personas que aseguran que está vivo...
Sí, y se me hace una falta de respeto para toda la gente que lo queríamos. Aunque, al igual que muchos, me hubiera gustado verlo para despedirme; su familia decidió que así fuera y es respetable. 

¿Qué piensas de todos los problemas que se han dado tras su muerte, con los hijos, la herencia...? 
Yo estoy muy agradecido de que sus hijos me dieran la oportunidad de cantarle en Bellas Artes; tengo que resaltarlo porque se dijeron muchas cosas en torno a que estábamos peleados, y si no hubiera existido al final ese momento, seguiría la duda. Y con respecto a los hijos, puedo decir que yo conozco a los cuatro que él me presentó; los nuevos que han salido yo no sé, pero creo que tenían que haberlo hecho cuando él estaba con vida. Se tenían que haber respetado muchas cosas que se salieron de control... 


“YO NO CONOZCO NI SABÍA DE LA EXISTENCIA DE JULIUS  ORTEGA” 
Tú que lo conociste, ¿crees que murió tranquilo? 
Considero que como Juan Gabriel se fue muy realizado, pero como Alberto se fue muy vacío y triste en muchas cosas porque le faltó amor y cariño de gente que él quería y amaba. Además, fue utilizado, lo lastimaron y le hicieron daño; lo vi llorar muchas veces... A quienes nos tocó estar cerca de él sabemos que Alberto se fue con un gran vacío. 

Declaraste que a ti te heredó muchas cosas en vida, ¿cuáles fueron?
Me regaló una casa en Cancún; él quería que yo tuviera una propiedad cerquita de El Dorado, donde él vivía, y bueno, la disfruté por unos meses. También me regaló en vida trajes, canciones, momentos, viajes en México y en diferentes países, además de las horas, meses y años que me dedicó al estar conmigo, a cuidar y a formar a Jas Devael. 

¿Todavía conservas la casa de Cancún? 
No, duró poquito porque me vine a vivir a la Ciudad de México, entonces se vendió y sólo queda un bonito recuerdo. 

Finalmente, ¿qué nos puedes decir sobre las conversaciones privadas que tuviste con Julius Ortega, el supuesto hijo peruano de Juan Gabriel, en las que le coqueteas?
La verdad es que la organizaron y la pegaron muy bien, pero no, yo no lo conozco ni sabía de su existencia. Sinceramente no sé por qué sacó eso; si le hubiera coqueteado no tendría un problema en contarlo, pero no fue así. 

]]>