Dayanara Torres ¡sigue siendo una reina!

Dayanara Torres ¡sigue siendo una reina!

Dayanara Torres ¡sigue siendo una reina!

Javier Arellano

A 25 años de ser Miss Universo, Dayanara Torres nos comparte su secreto para lucir sensacional, y confiesa no estar cerrada al amor

23 de Agosto del 2018. Por Liliana Lejarazu

Hace 25 años, Dayanara Torres se coronó como Miss Universo en México, y aunque había regresado a nuestro país en diferentes ocasiones, es hasta ahora que lo vuelve a hacer frente a la pantalla de televisión con Mira quién baila, donde ha demostrado que sigue siendo una reina. En cada gala ha sorprendido con su belleza, y nos contó cuál es su secreto para mantenerse así, además de que sus hijos, Cristian, de 17 años, y Ryan, de 15, a quien procreó durante su matrimonio con Marc Anthony, están muy orgullosos de ella por verla trabajar y lucir radiante luego de que se mantuvo alejada de los reflectores para dedicarse a ellos.

Ahora que sus “nenes”, como la puertorriqueña los llama, han crecido, asegura que seguirá dándole al trabajo y hasta podría abrir su corazón al amor.

SOY MAMÁ A FULL”

¿Cómo le haces para conservarte tan guapa?

Me siento feliz; una persona contenta emana esta dulzura. Además, empecé muy joven, competí en Miss Universo a los 17 años, y con la moda de los 90 me hacían ver mayor. Ahora pasa el tiempo y dicen: “¿Cómo se ve más joven ahora?”. Pero también tengo bue- nos genes. Cuando mi mamá era joven le decían “Muñequita de nácar”.

Seguro también te haces tus tratamientos de belleza...

Me encanta la zumba, porque no voy al gimnasio; odio hacer pesas, se me hace muy aburrido. Aparte, trato de hacerme un facial al mes, tomo mucha agua, no fumo y no tengo vicios.

¿Llevas dieta?

Dependiendo. Si mi mamá está en casa, como ahora que está de vacaciones de verano, me pongo a comer, pero usualmente me mantengo, y lo que más me ayuda es la zumba, porque realmente no me pongo una barrera para la comida de decir “no puedo comer pan”, porque si no, me pasa que lo voy a querer más. Así que de vez en cuando me doy mis lujos.

¿En tu casa luces igual de glamorosa que frente a las cámaras?

Siempre estoy en pijama (risas), ando supernormal. Cuando mis nenes me ven ponerme maquillaje ya saben que voy a salir; si no tengo que hacerlo, no estoy ni maquillada, ando en jeans, en flats, porque mi rutina es llevarlos al colegio, al parque, a la práctica de sóccer... Soy mamá a full.

“MIS HIJOS ME VEN TODOS LOS DOMINGOS”

¿Qué opinan tus hijos de verte de regreso en la televisión?

Gracias a Mira quién baila están super orgullosos de mí. Yo nunca me hubiera atrevido a hacer esta maroma de irme a competir a Miami en ese reality el año pasado. De hecho, dejé mi carrera a un lado para dedicarme a mis hijos; mi rol primordial es el de mamá. De vez en cuando sale un poco de trabajo, pero cuido que no me robe mucho tiempo para estar con ellos. Ahora que están mayores pude soltar un poquito, y cuando me hicieron la llamada para invitarme me asusté y le dije a mi mánager: “No sé si aceptar”. Después le marqué a mi mamá y sólo dije: “Mira quién baila” y me contestó: “¡Hazlo! Ya sabe que con algo así de grande yo me monto en un avión y le cuido a los nenes”. Luego llamé a mi hermana esperando que me dijera “no”, y también me respondió: “¡Hazlo!”. Lo final fue decirle a mis hijos y también me dijeron: “¡Mamá, hazlo!”. Les expliqué que era estar lejos de ellos, pero lo entendieron, y gracias a Dios que lo hice, porque a mis niños los ojos les cambiaron, nunca me habían visto brillar o florecer en otra cosa que no fuera de mamá.

¿Te han visto ahora como jueza?

Sí, todos los domingos me ven.

¿Piensas traerlos para que te acompañen en el programa?

Me encantaría, pero uno ya empezó la escuela; ojalá que pueda. México es sumamente importante para mí, aquí gané Miss Universo hace 25 años, así que siento esa conexión más profunda. De hecho, antes el concurso duraba más de cuatro semanas, y yo estuve aquí viviendo todo ese tiempo y me encantó.

Ahora te vemos muy a gusto con tus compañeros del jurado...

Me encantaron. A veces nos tienen que mandar callar, y qué bueno que no se oye lo que decimos. De verdad, nos la pasamos muy bien. Yo tenía ese miedito; primero porque no soy bailarina profesional y ellos sí. Lo único a lo que me aferraba es que yo viví la competencia y sé lo que están pasando los concursantes, sé cómo están cansados, cómo les duele el alma; me puedo poner en sus zapatos y esa es la diferencia entre cómo evaluamos, y ha sido perfecto.

“MIS HIJOS ME CELAN UN POQUITO”

¿Te gustaría volverte a casar?

No le tengo las puertas cerradas al amor. Cuando llegue, llegará, pero no estoy en eso pendiente. Ahora es el momento de hacer varias cosas, he firmado con algunas empresas de belleza y estoy disfrutando ese momento.

¿Harás más cosas en México?

Me encantaría muchísimo, porque me está gustando venir ahora todas las semanas.

¿Tus hijos son celosos?

Depende; hay días que no porque luego ven un programa en la televisión y me preguntan: “¿Él está casado?”, y yo me quedo con cara de: “¡¿Qué?!”. Pero de repente en persona un hombre se acerca y la cara les cambia un poco. Sí me celan un poquito.

Ellos ya están en la edad de las novias, ¿eres celosa?

Yo no quería, pero me ha pasado. Por ahora ninguno de los dos tiene novia. Las veces que al mayor le ha gustado alguien, yo como que respiro hondo... Pero no quiero ser así, quiero dejarlo que vuele y tome sus decisiones, pero uno no puede aguantar las ganas de decir algo y dar un consejo, pero cuando me lo pidan se los daré.