Luis Miguel ¡deja de comer, pero no de beber!

Luis Miguel ¡deja de comer, pero no de beber!

Luis Miguel ¡deja de comer, pero no de beber!

Moisés Naveira

Romper el silencio sobre su vida tenía un precio millonario, y ahora el cantante disfruta de los lujos que en algún momento tuvo que dejar para enfrentar a la justicia. Su imagen vuelve a enamorar

23 de Agosto del 2018. Por Gabriela de los Santos

Luis Miguel ya le dijo adiós a la imagen degradada que lo seguía. El sobrepeso ya es cosa del pasado, y parte de las deudas millonarias que tenía ya lo dejan dormir en paz. La semana pasada encontramos al cantante disfrutando tranquilamente de su soledad y en su residencia favorita: un yate de lujo. Esta no es la primera vez que lo vemos pasando la tarde en la bahía de Biscayne, en Miami, pero sí en la que mejor luce desde hace tres años cuando sorprendió al público con un visible aumento de peso. “Luismirrey” está de vuelta con un bronceado perfecto, en forma y acompañado de su gran copa favorita.

  • VUELVE A LA VIDA
    VUELVE A LA VIDA
    Al cantante lo vimos relajado, repuesto y solitario. Pasó un par de horas disfrutando de su casa flotante en Miami.
  • SERVICIO ESPECIAL
    SERVICIO ESPECIAL
    Pidió unos cortes de carne y no dejó a un lado su gran copa de vino favorita.
  • NO DEJA LA COPA
    NO DEJA LA COPA
    Por la mañana se acercó al camarero para servirse vodka con jugo de naranja.
  • LLEGÓ SU INCONDICIONAL
    LLEGÓ SU INCONDICIONAL
    Más tarde llegó su hermano Alejandro Basteri, lo acompañó un rato, y después Gerardo Islas, exesposo de la actriz Sherlyn. Él jamás se paró a recibirlos, los escuchó y posteriormente regresó a su inseparable soledad.
  • ¡LES CAYÓ!
    ¡LES CAYÓ!
    Una hora después, Gerardo Islas, expareja de Sherlyn, llegó a tomarse unas cervezas y ellos ni se levantaron.

SE FUE DE PARRANDA

El pasado 17 de agosto, las cámaras de Suelta la sopa lo captaron listo para salir a conquistar las calles de Miami. El cantante se fue acompañado de dos chicas y Gerardo Islas. Lucía impecable.

 

SU LUJOSO REFUGIO DESDE HACE ALGUNOS AÑOS

El Sol vuelve a brillar, y lo está haciendo como slía vivirlo en su época dorada. No se sabe a ciencia cierta si este exclusivo juguete es suyo, pero ha sido en el que lo hemos encontrado desde el 2014. Su renta va desde 38 mil hasta 105 mil pesos por día; está equipado con cinco camarotes, un jacuzzi, dos jet skis y demás comodidades. A él le alcanza para eso y más, pues hace unas semanas, el empresario Carlos Bremer aseguró que la cantidad que se le pagó por romper el silencio de su vida fue de más de cinco millones de dólares.