<![CDATA[¿Qué hay después de la muerte de Luisito Rey?]]> <![CDATA[¿Qué hay después de la muerte de Luisito Rey?]]> tvynovelas_mx_en-exclusiva_18_07_19_luisito-rey-que-hay-despues-muerte Todos La vida de Luis Rey llegaba a su fin y Luis Miguel decidió estar presente. A pesar de haber sido su mayor víctima, el cantante decidió reencontrarse con él cuando ya estaba postrado en una cama al borde de la muerte en un hospital en Barcelona. Más que una melancólica despedida, su intención era saber el paradero de su madre, y quizá tener cerca a la muerte haría que su padre le confesara por fin lo que había pasado con ella. Sólo así el cantante estaría en paz, pero ni eso tocó su corazón, el secreto se lo llevó hasta la tumba y se fue de este mundo sin decirle la verdad.

¿DÓNDE ESTÁ MI MAMÁ?”

“Tú ya sabes dónde está”, esas fueron las últimas palabras de uno de los hombres más odiados por los seguidores de la serie que relata la vida del cantante durante el último capítulo. En la escena, este villano aparece conectado a un respirador artificial, y los segundos en los que se lo quita generan adrenalina entre los televidentes, pero finalmente muere y deja a todos con la incógnita de la desaparición de quien le dio la vida.

Pero ahí no termina todo. Al salir del cuarto del hospital donde terminó la vida de Luis Rey, al cantante lo esperaba una noticia que encendería la luz de una nueva esperanza. Hugo López, quien era su mánager y su única persona de confianza en ese momento, le entrega un sobre amarillo con resultados del Mossad, la agencia de investigación israelí que seguía los rastros de su madre. Y entonces llegaron los créditos de la serie... Luismi no reveló en esta primera temporada qué pasó con Marcela Basteri.


LUIS REY CONTAGIADO DE VIH

Esta y varias escenas de la serie coinciden con lo relatado en el libro Luis Miguel, la historia, de Javier León Herrera con la colaboración de Juan Manuel Navarro; el cual se convirtió en la columna vertebral para contar esta trama que durante años ocultó el cantante. Un calvario de vida que quiso llevar a la pantalla y que había sido relatada por la tinta de sus autores en dicha obra.

“Micky viajó en avión privado con Hugo López, Jaime Camil Garza, Tony Star y la hija de ésta, Erika (Issabela Camil), que salía con él por entonces. Antes había llegado el hermano desde México, Alejandro”, cuenta Navarro. Asegura que Luis Rey ya sufría de defensas bajas, y fue en un viaje a Cuba donde la muerte comenzó a rondarlo a principios de 1992; luego de buenas parrandas a las que estaba acostumbrado, lo hospitalizaron en la isla durante cuatro días, y posteriormente lo llevaron a España. La neumonía comenzaba a terminar con su vida y se habría contagiado de legionella. El autor cuenta que para noviembre no aguantó la enésima ingesta de alcohol y cocaína.

“Una fuerte taquicardia, como consecuencia de una sobredosis, acabó con su cuerpo en el centro hospitalario de Sant Boi de Llobregat, que tras un primer examen y ante la gravedad del cuadro clínico, lo remitió al hoy conocido como Hospital Universitario de Bellvitge en Hospitalet de Llobregat, un centro que desde hace años trabaja en el tratamiento de enfermedades infecciosas y en el VIH...”, narró.

Luisito entró en coma, su respiración era artificial, las transfusiones de sangre eran parte de sus últimas horas de vida. Sus hijos Alejandro y Luis Miguel lograron verlo hasta el final; un padre moribundo que sintió la presencia de sus hijos y cerró los ojos para siempre. En esta historia no hay últimas preguntas, no hay resultados del Mossad, pero sí un fuerte dolor del intérprete de La incondicional. Su padre fue cremado, Ericka (Issabela Camil) lo sostuvo de un lado, y del otro, él sostenía la urna con las cenizas de quien lo había llevado a la cima, y a la vez, a la quiebra. Juan Manuel lo describe en el capítulo que va dedicado a la agonía de este villano.


DESPUÉS DE LA MUERTE

Javier León contactó a Mario Gallego, mano derecha de Luis Rey, cómplice y quien lucró después de su muerte con el pequeño Sergio, hermano de Luis Miguel. Él, aseguran, cobraba por entrevistas, llevaba al pequeño a la tumba de su padre, tomaba fotografías y las vendía a los medios. Afirmaba que el cantante lo tenía en el abandono, que era un malagradecido y que se había olvidado de ellos. El autor logró sentarse frente a frente con él, los detalles los relata en su libro, pero lo que hizo que él supiera que había gato encerrado en esta historia fue la pregunta del primo de Rey: “¿Tú viniste a matarme, verdad? Entonces no perdamos el tiempo...”.

 


]]>