La historia completa de los seleccinados nacionales con sus familias

Javier Arellano, Cortesía

La selección mexicana festejó con sus esposas, padres, hijos y familiares después de la victoria contra el campeón actual

21 de Junio del 2018. Por Gabriela de los Santos
  • Familia Completa

    Cortesía

    Familia Completa
    Shantal, esposa de Héctor Herrera, junto a sus hijos David y Valentina, luego de la visita de Eugenio Derbez
  • De niñeros

    Cortesía

    De niñeros
    Marco Fabián y Giovanni Dos Santos estuvieron jugando con Mía, la hija del jugador Héctor Moreno
  • Inseparables

    Cortesía

    Inseparables
    Raúl Jiménez estuvo con sus padres y su novia, la actriz Daniela Basso, quien viajó desde México
  • Porterazo

    Cortesía

    Porterazo
    Toda la familia de Memo Ochoa, y su esposa e hijo, se encuentran en Rusia para apoyarlo hasta el final
  • El Príncipe

    Cortesía

    El Príncipe
    Sandra de la Vega, esposa de Andrés Guardado, acudió con su hijo Máximo, que vive el primer Mundial de su padre.
  • Unidos

    Cortesía

    Unidos
    Los pequeños de Héctor Herrera y su esposa están acompañados por la hermana del jugador
  • Inolvidable momento

    Cortesía

    Inolvidable momento
    Rafa Márquez vive su quinto Mundial, y esta vez decidió que sus tres hijos, Santiago, Rafaela y Leo, estuvieran acompañándolo para hacer historia en su carrera
  • Orgullosa

    Cortesía

    Orgullosa
    Adriana, mamá de Marco Fabián, se encuentra disfrutando de cada uno de los pasos de su hijo
  • La sangre los une

    Cortesía

    La sangre los une
    Este es el primer Mundial que viven Giovani y Jonathan dos Santos juntos. Zizinho, su padre, y Eder, su hermano, los acompañaron, al igual que su madre

El Tricolor hizo vibrar a México después del inesperado triunfo ante el campeón del mundo: Alemania. Muchos lo ponían en duda, pero hubo quienes viajaron desde distintas partes del mundo para llegar a ver cómo cumplían su sueño al estar en el Mundial Rusia 2018. Al siguiente día de la emoción del primer partido, los seleccionados mexicanos recibieron una visita que los motivó para su próximo encuentro; en punto de las 12 del día, esposas, hijos, padres y familiares se dieron cita en las instalaciones del Dynamo de Moscú. Ahí tuvieron la oportunidad de estar cerca de ocho horas conviviendo con cada uno de ellos; comieron, jugaron con sus hijos, le partieron un pastel a Rafa Márquez por hacer historia con su quinto Mundial y los alentaron para salir campeones.