Angélica Vale y Diego Olivera protagonizan Y mañana será otro día

Angélica Vale y Diego Olivera protagonizan Y mañana será otro día

Angélica Vale y Diego Olivera protagonizan Y mañana será otro día

Producción Y mañana será otro día

Este lunes inicia Y mañana será otro día... mejor, que marca el retorno de Angélica Vale a la pantalla de Las Estrellas

12 de Abril del 2018. Por Alejandro Salazar Hernández

En el que considera el mejor momento de su vida, Angélica Vale (42 años) lleva a cuestas el protagónico de Y mañana será otro día... mejor, telenovela que se estrena este 16 de abril por las estrellas y que marca su regreso a las filas de Televisa, 12 años después de estelarizar La fea más bella, uno de sus mayores éxitos. Producida por Carlos Moreno, en esta nueva encomienda, la hija de Angélica María y Raúl Vale (q.e.p.d.) estará acompañada de Diego Olivera, Alejandra Barros, Nuria Bages, Ana Layevska, Fabián Robles y Diego de Erice, entre otros. Adaptación de la telenovela chile- na Cuenta conmigo, en el drama de 70 capítulos de una hora da vida a Mónica Rojas, secretaria cuarentona que ha dedicado su vida al trabajo haciendo de lado la personal. De hecho, lleva toda su vida profesional dedicada a Media Link, empresa fundada por su jefe, Camilo Sarmiento, de quien está enamorada pero que sólo la ve como su asistente que le resuelve todo. Él está casado con Diana, escritora de cuentos infantiles, y tienen cuatro hijos: Bárbara, Cristóbal, Regina y Nicolás. La vida da muchos giros cuando, diagnosticada con cáncer de mama, Diana elige a Mónica como la encargada de sustituirla en su matrimonio y familia en caso de que ella llegue a morir. Mónica se rehúsa en principio a aceptar el plan, pero sabiendo que Diana la está eligiendo, acepta. A partir de entonces esquivará los enredos del destino y continuará con sus objetivos mientras sigue con su vida, su trabajo y su enamoramiento por su jefe, diciéndose siempre: “Y mañana será otro día”. 

“ESTOS OFRECIMIENTOS NO LLEGAN TODOS LOS DÍAS”

Ser convocada por Carlos Moreno, con quien en 1996 trabajó en la telenovela Bendita mentira, y sobre todo a estas alturas de la vida, fueron razones de peso para que Angélica Vale aceptara de mil amores la invitación.

“¿Cómo decir ‘no’ al protagónico de una comedia romántica para una mujer de 40 años? Estos ofrecimientos no llegan todos los días. Desde que Carlos me habló para decirme ‘Te quiero para esta historia’, me emocioné. Y luego volver a entrar a Televisa San Ángel, no, bueno... Se me puso la piel de gallina y dije: ‘¡De aquí soy!’. Estar de nuevo aquí me hace sentir completa y privilegiada”.

Encarnar a una mujer de su edad fue el primer soporte que ancló su decisión de aceptar; el segundo fue el hecho de abordarlo en un plano más real, sin recurrir a la farsa, como ocurrió con su interpretación de Lety Padilla en La fea más bella. 

“Desde que Carlos me contó la historia acepté, porque me pareció fascinante que la protagonista sea una cuarentona, cuando a esta edad sólo te dan interpretaciones de mamá y hasta de abuela. De hecho, tengo amigas que a los mismos años apenas están debutando como mamás”.

Y acerca del proceso para bordar a Mónica Rojas, no deja de admitir que representa un reto, sobre todo para no incurrir en la farsa en algún momento. “Eso me emociona y motiva mucho, pero nada comparado a la emoción que despierta la oportunidad que tengo de seguir mi sueño profesional. Se tiene la falsa creencia de que el desarrollo de las mujeres se acaba con la familia, y no tiene por qué acabarse. De hecho, esto me ha inyectado vida, y Y mañana será otro día llega en el mejor momento de esto; como mujer, eso creo que también se refleja”.