Mateo, hijo de Galilea Montijo, ¡es su fan número 1!

Mateo, hijo de Galilea Montijo, ¡es su fan número 1!

Mateo, hijo de Galilea Montijo, ¡es su fan número 1!

Javier Arellano

Galilea Montijo confiesa que su hijo, Mateo, ya quiere verla en acción en Pequeños Gigantes y la acompañará a las grabaciones

02 de Marzo del 2018. Por Liliana Lajerazu

Galilea Montijo inició la tercera temporada de Pequeños Gigantes, pero esta será la primera vez que su hijo, Mateo, de casi seis años, la acompañará a las grabaciones para saber cómo se hace el reality infantil y verla en acción.

Desde que vio las anteriores temporadas en YouTube, Mateo ha tenido curiosidad por el programa, nos compartió Gali, quien ya quiere que arranque la emisión para que su retoño esté con ella en el foro.

QUIERO QUE SE ENORGULLEZCA DE MÍ”

Te vemos muy contenta en los preparativos de Pequeños gigantes...

Estoy emocionada y feliz de que regrese este proyecto que quiero muchísimo, y ya estamos a nada de comenzar. 

¿Tú tenías la ilusión de salir en la tele cuando estabas chiquita?

Nunca, mi intención y mi sueño de niña era convertirme en Miss Universo; yo veía todos los concursos y lloraba cuan- do les ponían las coronas, incluso jugaba con mis primos hombres y les decía: “Tú vas a ser Uruguay, tú Argentina... y yo México”. Por supuesto que la que ganaba era yo, y después, conforme pasaron los años, me gustaba mucho la ropa y quería ser diseñadora de modas, pero nunca me pasó por la mente conducir o ser actriz.

Seguro viste Juguemos a cantar...

Sí, lo vi, las telenovelas, Siempre en domingo, Chabelo... y me parecían como de magia, y la televisión sigue siendo para mí un lugar lleno de magia, entonces, estar en un programa como estos es un sueño hecho realidad. 

Ahora te verá Mateo y te recordará como tú recuerdas esos programas...

Sí, eso me da mucho orgullo. Al principio, como buena mamá primeriza, me daba mucha culpa salirme a trabajar y que Mateíto estuviera en maternal, pero conforme pasan los años, te das cuenta de que les hace muy bien convivir con otros niños; además, tengo un horario que me permite ser mamá, salgo de Hoy y voy por él al colegio, estoy todo el día con él, y cuando hay proyectos como Pequeños gigantes, sólo grabo un día a la semana y me lo puedo traer, entonces se acabó la culpa, porque estoy trabajando para él y quiero que se enorgullezca de mí. 

LEE LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN DE ESTA SEMANA