"Me visualizo como Miss Universo"

tvynovelas

Camila Avella reconoce que es una soñadora y sus sueños empiezan en Casanare (Yopal), hacen escala en Cap Cana (Rep. Dominicana), abarcan toda Colombia y, de ahí, el ‘universo entero’.

08 de Junio del 2018. Por TVyNovelas

La dosis de belleza que cada noche reciben los millones de colombianos que ven el Desafío es alta. Cap Cana es un paraíso. Catalina Aristizábal es la mujer 10. Los participantes parecen los dioses del Olimpo. Y Camila Avella…

¿Quién es y de dónde salió esta mujer que llegó para refrescar uno de los programas de televisión más vistos y queridos por los colombianos?

María Camila Avella nació hace 22 años en Yopal (Casanare), pero sus papás son de Sogamoso (Boyacá). Es hija única. Y aunque se define como 'una niña de su casa', a los 16 años ya vivía sola y trabajaba como modelo en Miami.

Se graduó de un colegio de monjas hace seis años. Luego de trabajar como modelo en Estados Unidos, Colombia, China y España empezó a estudiar Comunicación Social en línea y es la actual Señorita Casanare.

Estuvo a punto de estudiar becada en Estados Unidos, porque durante muchos años se dedicó al tenis. Le iba tan bien que su familia estaba convencida de que sería la próxima campeona del mundo, la 'María Sharapova' colombiana.

Reconoce que, si bien sus papás la hicieron con mucho amor, ahora es más bella que antes; pero no tanto como su novio barranquillero. "Augustico es más lindo que yo", acepta con orgullo.

Un día decidió que sería cristiana, pues no quería caer en las tentaciones del mundo del modelaje. También asegura que es muy ahorradora y que, por ejemplo, ella lava su ropa para pagar el próximo mes de arriendo, con la plata que se gastaría en la lavandería.

Antes de viajar al Desafío, se fue de paseo con su abuelita y su novio a la Laguna de Tota en Boyacá. Se considera muy familiar y sueña con casarse y tener dos o tres hijos. También se visualiza como la próxima Miss Universo colombiana.

Lee el texto completo en nuestra edición impresa…

Por Natalia Romero Rosanía • Fotos Mauricio González