Kathy Sáenz y Sebastián Martínez, de nuevo juntos

Kathy Sáenz y Sebastián Martínez, de nuevo juntos

Kathy Sáenz y Sebastián Martínez, de nuevo juntos

Hernán Puentes

Sebastián Martínez y Kathy Sáenz son los protagonistas de su propia novela de amor. Lo que empezó en Juegos prohibidos ahora es la historia de una conexión profunda y de un hogar armónico

13 de Diciembre del 2017. Por Natalia Romero

En la sesión de fotos con Kathy Sáenz y Sebastián Martínez todos los implicados fuimos testigos de la conexión tan intensa en que hay entre los dos. Además de la atracción física que existe entre ellos, pues no se separan ni se dejan de acariciar por un segundo, también hay una evidente compenetración mental. No se interrumpen; se complementan al hablar. Se respetan, se admiran, se apoyan. Se miran con devoción.  Se les nota las ganas que se tienen. Tanto así que parece que se hubieran conocido hace 11 días y no que llevaran 11 años juntos.

 

Contrario a lo que nos suele suceder con otras parejas durante las sesiones de fotos, a Kathy y a Sebastián no hay que decirles: “¡Péguense! ¡Que se note que se quieren!”, sino todo lo contrario: “¿Será que se pueden separar un poquito para que entre la luz del sol?”.

 

En esos momentos, Kathy y Sebastián estaban separados geográficamente pues él estaba radicado en Ciudad de México y ella en Bogotá. El actor viajó pues lo convocaron para hacer parte del elenco de La bella y las bestias, una producción de Univisión y Televisa en la que también participó Lorena Meritano.

 

Cuando ya estaba alistando maletas, para radicarse nuevamente en Bogotá, junto a Kathy, su hijo Amador, y Alana y Chenoa, las hijas de Kathy con Sammy Bessudo, recibió la oferta de participar en la segunda temporada de la versión mexicana de Rosario Tijeras, de Sony y Telest para TV Azteca, con un nuevo personaje escrito por Jorge Franco, creador de la historia.

 

¿La familia completa se trasladó a Ciudad de México?

Kathy: “¡Estamos toda la patota! ¡Hasta el perro!”. (No es una exageración. La mascota de la familia, un golden retriever llamdo Puko, también viajó).

 

Sebastián: “Ya es el tercer proyecto que me sale en México. El primero fue a principios de año, La querida del centauro. A Kathy también le salió trabajo acá”.

 

Kathy: “Empiezo a finales de enero del año entrante, pero me pidieron mucha discreción, así que no puedo contar nada”.

 

¿Cómo se han sentido con el cambio?

 

Kathy: “Yo acabo de llegar y estoy como un chupo. ¡No he parado! Eso de instalarse acá con todos los chinos y el perro y todo ha sido super fuerte, pero estamos felices. Ha sido delicioso pero duro. A mi me fascina México… ¡me encanta!”.

 

Sebastián: “… y a mí también”.

 

Kathy: “Estamos en Polanco y este barrio es una belleza, para los niños, para uno, para el perro… Se puede caminar delicioso, pues estamos muy cerca al bosque de Chapultepec, que es un parque enorme, entonces es una nota.

 

¿Pasarán Navidad y Año Nuevo en México?

 

Kathy: “Hasta ahora sí, porque Sebas tiene que grabar”.

 

Sebastián: “Las niñas, Alana y Chenoa, sí se van a Colombia a pasar estas fechas con su papá”.

 

Kathy: “Todavía no tenemos planes, pero supongo que haremos algo Sebas, Amador y ya”.

 

Sebastián: “El único plan que tenemos ahora es arreglar los closets… “

 

Kathy: “Y hacer mercado.. ¡estamos sin nada!”.

 

Sebastián: “Nuestro plan es disfrutar de esta experiencia y de este país tan bello que es México”.

 

¿Y los niños están felices con el cambio?

 

Sebastián: “Amador es el más feliz porque es el más chiquito, aunque le pegó muy duro dejar a su profe, porque estaba muy feliz con su profesor. A Alana, que es la niña más grande, es a la que más duro le ha pegado porque es preadolescente y tiene más conexión con sus amigos. Tanto a ella como a Shenoa les ha dado duro separarse de su papá pero, por otro lado, viven esto como una aventura.

 

¿Existe la posibilidad de que se radiquen en México de manera definitiva?

 

Sebastián: “No, por ahora no. Las niñas tienen a su papá en Colombia. La idea es estar aquí un año. Ese es el AHORA, el resto es NI IDEA”.

 

¿Ustedes son de tradiciones navideñas o tienen otras maneras de celebrar la Navidad?

 

Sebastián: “Éramos muy así, pero se nos ha ido quitando la cosa de la Navidad. Se arma tanto mierdero con todo el tema de los regalos para todo el mundo, que corra que me faltó el regalo de éste y el regalo de aquello, y los centros comerciales llenas, y las calles llenas… todo eso, a mi, me ha ido matando la vaina”.

 

Kathy: “Lo que pasa es que casi siempre la Navidad nos coge grabando. Entonces, ¿a qué horas uno compra los regalos? Llega uno bien cansado de grabar y le toca salir a buscar los regalos y montar la Navidad a la brava. De verdad es muy difícil porque la vida del actor no es como la vida de oficina. Uno a veces no tiempo de hacer las cosas y por eso que le hemos bajado la nota a la Navidad”.

 

 

Sebastián: “Vamos a ver cómo nos va con la Navidad acá…”

 

Por lo menos están juntos…

 

Kathy: “Sí. Eso es lo más importante. ¡Estamos juntos! Porque esto separados hubiera sido horrible…”.

 

Llevan juntos 11 años y se ven todo el tiempo súper melosos, súper enamorados… ¿cómo explican esto?

 

Kathy: “Cuando yo conocí a Sebas y cuando se me empezó a despertar este amor yo te juro que fue tan fuerte, como yo no sé, fue tan fuerte, tan fuerte, y él después me empezó a decir que a él le pasaba lo mismo, entonces yo no sé porqué.  Yo nunca en mi vida he sentido eso por nadie y nunca me había pasado con nadie. Yo no soy así. Yo soy amorosa y trato de ser muy cariñosa, pero también soy muy independiente. Pero con Sebas no sé porqué se nos fue dando la relación así, como que nos fascina estar juntos, y nos encantar estar como con esa pega pega, no sé. La verdad es que uno siente tanto amor y tanta delicia de estar con esa persona que nos consentimos mucho, porque ambos somos consentidores, y nos fascina estar juntos, porque cuando trabajamos es muy fregado porque pasa mucho tiempo sin vernos. A veces ambos estamos grabando, internados en nuestros proyectos, así que cuando tenemos la oportunidad de estar juntos, nos ponemos muy felices y disfrutamos mucho de esos momentos juntos”.

 

La magia sigue intacta…

 

Kathy: “¡Ay sí! ¡Es que es una delicia! Yo he tenido, bueno, todos hemos tenido, muchas relaciones y todo, pero con Sebas es tan rico todo que no me pasa como me pasaba a veces en las relaciones que yo pensaba: “qué rico que mi novio o mi pareja se vaya unos días y así yo descanso..”. Con Sebas no me pasa eso. Al contrario, cuando Sebas no está es horrible, no duermo, duermo mal en la cama, no sé porqué.  Tenemos una conexión, una cosa fuertísima con Tian, no sé porqué me pasa eso y a él le pasa igual. Lo que sentimos es muy lindo y muy grande. Los tres meses que estuvimos separados fueron durísimos para nosotros porque nunca nos habíamos separado. Al final aguanté porque me decía que ya casi íbamos a estar juntos, y, por eso mismo, porque es una relación muy profunda que yo no sé cómo definir”.

 

¿Cómo catalogarían esta conexión? ¿Es física, mental, emocional, espiritual? ¿De todo un poco? ¿De todo mucho?

 

Sebastián: “Tiene que ser de todo, porque si hay un desbalance en algo entonces no funciona. Tienen que estar el cuerpo y el alma integrados en todo sentido”.

 

¿Cuántos años de edad se llevan ustedes? ¿Diez?

 

Kathy: “¡Once!”