Carla Giraldo: 'Quiero ser la mejor mamá'

Carla Giraldo: 'Quiero ser la mejor mamá'

Carla Giraldo: 'Quiero ser la mejor mamá'

Carla Giraldo presenta a su segundo hijo, Damian. Este embarazo, al igual que el primero, le llegó por sorpresa

02 de Agosto del 2016. Por Alejandra Tinjacá Fotos: Andrés Espinoza

Hace quince meses, cuando nació su primogénito, Adrian, Carla Giraldo sentenció que ella y su esposo, Mauricio Fonnegra, no tendrían más hijos. “Solo quiero ser la mejor mamá del mundo para Adrian”, dijo feliz y convencida.  Pero casi un año después empezaron las ‘maluqueras’, los antojos y algunos mareos. Luego llegó el examen obligado y se enteró de la noticia, en ese momento tenía cuatro meses de embarazo. Y nació su segundo hijo, Damian. “¡Mis hijos son los más divinos!”, afirma con toda la alegría del mundo y mucha ternura. 

 

¿Tendrías otro hijo?

“¡Ya no más!”, dice entre risas y con la misma certeza que tuvo hace 15 meses. “¡Somos cuatro, más que suficiente”. 

  

Pero Damian fue una sorpresa para ustedes… 

“¡Sí, todo sucedió de la nada! La verdad, yo ya presentía que estaba embarazada. Ese día le pedí a mi suegra, Sandra Páez, que es como mi mamá, que me acompañara a tomarme la prueba. Ese mismo día nos dijeron que iba a tener un niño. ¡Tenía casi cuatro meses de embarazo, pero sin barriga. Estaba muy flaca! Nunca entendí eso de mi cuerpo. Al final del día, las dos lloramos: mi suegra, de felicidad; y yo, porque no sabía qué haría con otro bebé. ¡Todo fue muy rápido!”.

 

¿Cómo reaccionó Mauricio, tu esposo?

“Se puso feliz. Para él, sus dos hijos son la mejor noticia que le han dado. Aunque Adrian también llegó sin ser esperado, se convirtió en nuestra alegría, en la luz de nuestras vidas. Ahora, con Damian, se repite la historia”.

 

¿Cómo escogieron el nombre de Damian?

“Desde que supo que yo esperaba un niño, Mauricio quiso bautizarlo Damian. Y bastó que naciera para que él me dijera: ‘Quiero que se llame Damian, ¡por favor!’. Yo no quería ese nombre porque así se llama el hijo de mi mejor amiga, Diana Ángel. Pero ahora voy a tener a dos ‘Damianes’ en mi vida”. 

 

¿Hubo diferencias en tus dos embarazos?

“Sí. Durante el embarazo de Adrian engordé y aumenté de peso. En cambio, con Damian fue todo lo contrario: estuve tan flaca que a los cuatro meses no sabía que estaba embarazada. Estuve delgada todo el embarazo, lo que ocasionó que el bebé perdiera peso. Por eso, en el sexto mes me ordenaron
comer mucho para evitar que el niño naciera prematuro. En vez de asustarme, me dije: ‘Tenemos dos semanas para subir de peso’. Me puse las pilas y nos salvamos de que naciera antes de tiempo. ¡Lo logramos!”. 

 

¿Cómo es la personalidad de Damian?

“¡Es un señor, sociable y risueño!, aunque también tiene su lado serio. Es como mi polo a tierra, la parte seria de mi vida. En cambio, Adrian es la ‘caspa’, el maldadoso, el que se la pasa corriendo por todas partes”. 

 

Lee este artículo en la edición impresa de la revista 

Relacionadas

Más de Noticias