Rafael Novoa no se considera seductor

Publicado el día 10 de Abril del 2017, Por Henry Acevedo Fotos: Andrés Oyuela

El actor confiesa que de su profesión solo le teme al ego. Y tiene dos tesoros: su esposa, Adriana Tarud, y su hija Alana

Aqui va un banner...

Hace 20 años el destino de Rafael Novoa comenzó a cambiar. El joven, que hasta ese momento había sido modelo de campañas publicitarias, entró por primera vez en un set de grabación para hacer una pequeña aparición en la telenovela Flor de oro. Los cazatalentos de la época vaticinaron que ese muchacho sería el futuro ‘galán de telenovelas’. Y no se equivocaron. Dos años después de esa primera escena, ya estaba protagonizando una de las telenovelas más exitosas de la década: Las Juanas. Y hoy está entre los actores más apetecidos de la televisión nacional.
Dicen, quienes lo conocen, que es un hombre tímido, de pocas palabras, pero con una sonrisa cautivadora. Esa expresión, sumada a su talento interpretativo, le ha permitido seguir arrebatando suspiros a  miles de mujeres y generando admiración en los hombres. En 2015, regresó a la pantalla con Sala de urgencias, la adaptación de una de las series más exitosas de todos los tiempos en la televisión estadounidense. Allí interpreta a Diego Romero, un consagrado médico pediatra. Rafael conversó con TVyNovelas de este nuevo reto profesional, de su familia, de su imagen seductora y del significado del éxito.

¿Cómo te sentiste cuando te llamaron para Sala de urgencias?
“Fui el primer sorprendido, porque en otros proyectos que tenían que ver con historias de hospital, me habían descartado, porque ya había interpretado a un médico en la serie A corazón abierto. Pero me dieron la oportunidad de presentar un castin y demostrar que, a pesar de ser historias desarrolladas en un mismo universo, la construcción de los personajes es diferente. Me llamó la atención la esencia del personaje, lo disfruté muchísimo y estoy contento con el resultado”.

¿Nunca lo consideraste un riesgo?
“Habría sido arriesgado si los personajes hubieran tenido características similares, a parte de su profesión. Pero son opuestos, y eso fue lo que me entusiasmó. También, la serie es basada en er, una de las producciones más exitosas en Estados Unidos; el director nos recomendó no contaminarnos con la versión original. Eso me pareció honesto: construir un personaje y no hacer una copia del que hizo George Clooney”.

¿Qué fue lo más difícil de encarnar a Diego Romero?
“Representar los procedimientos, hacerlos creíbles sin tener formación profesional. Además, como mi personaje es un pediatra, hubo episodios que me afectaron. Por ejemplo, aquellos que involucraban maltrato infantil”.

LEE ESTA ENTREVISTA COMPLETA EN NUESTRA REVISTA IMPRESA