¿Narco escándalo en la farándula nacional?

¿Narco escándalo en la farándula nacional?

¿Narco escándalo en la farándula nacional?

La captura del exesposo de una presentadora sería solo la puerta de entrada de una relación entre la delincuencia y personajes del entretenimiento.

08 de Febrero del 2018. Por Redacción Web

La captura de Sebastián Murillo, exesposo de la presentadora Vaneza Peláez, y señalado de ser uno de los cabecillas de la estructura delictiva conocida como La Oficina, parece ser solo la puerta de entrada a una oscura relación entre la banda delincuencial y buen número de “actores e integrantes de la farándula”, según una publicación de la Revista Semana.

 

La presentadora Vaneza Peláez y Murillo se casaron en 2012, de cuya unión tienen dos hijas. Aunque una fuente aseguró a TVyNovelas que la modelo y empresaria había terminado, hace algunos meses, su relación Murillo.  "Él es el papá de sus hijas y ya, pero hace un tiempo estaban totalmente separados", reveló la fuente.

 

Fuentes policiales revelaron qué durante el operativo de captura, realizado en un lujoso apartamento del barrio El Poblado de Medellín, Vaneza Peláez estaba en compañía de su exesposo.

 

Según la Revista, “eran frecuentes las fiestas en su lujosa finca en Santa Fe de Antioquia a donde acudían reconocidos actores, cuyos nombres SEMANA.COM se abstiene de revelar”. En esta lista estarían reconocidas presentadoras de televisión y famosos cantantes colombianos, como Pipe Bueno, de quien dice la publicación mantiene una estrecha amistad con Murillo.

 

Después de la captura de Murillo, las autoridades anunciaron que investigan si plata de actividades ilegales de La Oficina habrían servido para el montaje de una empresa de ropa de playa, cuyas dueñas son Vaneza Peláez y la modelo y empresaria Daniela Ospina, exesposa del futbolista James Rodríguez.

 

De acuerdo a las declaraciones de las autoridades, el operativo que incluyó la captura de seis personas más, es un gran golpe para los miembros de esa organización dedicada al tráfico de estupefacientes, extorsiones y cobros de deudas, y que serán acusados de concierto para delinquir agravado, homicidio y ocultamiento de pruebas.